La tos es un reflejo, un mecanismo de defensa para limpiar las vías respiratorias, puede presentarse como reacción alérgica a medicamentos o alimentos, como indicador de otra enfermedad, al inhalar polvo, por cambios de temperatura, o como síntoma de una gripe o catarro. Muchas veces, este síntoma no desaparece del todo y se intensifica pasando a ser a una incomodidad necesaria de atender.

Tratamientos y recomendaciones para aliviar la tos

Ante la presencia de tos, es importante tomar medidas preventivas como beber mucho líquido para hidratar las vías respiratorias, evitar ambientes secos con polvo o humo de tabaco, dormir con la cabeza elevada, mantenerse abrigado, entre otras. 

Las plantas y hierbas muchas veces tienen propiedades que brindan alivio, y cuyos extractos son incorporados en fórmulas de fármacos para aprovechar sus beneficios. De manera que puedes apoyarte en preparados con ingredientes como llantén, malva, eucalipto, tomillo o miel. Sin embargo, estas pueden brindar un alivio natural, pero en muchos casos no una solución a la afección.

Medicamentos para la tos

En esos casos en los que la tos persiste se necesitan fármacos que ayuden a mitigarla, pero debes estar claro de que no todos los medicamentos son iguales, y deben ser administrados de acuerdo con el tipo de tos presentada. Principalmente hay 3 tipos de jarabe: 

 

  • Los antitusivos: en aquellos casos en los que la tos es seca e intensa. La codeína era el fármaco más efectivo, sin embargo, dados los efectos secundarios que genera ha sido sustituida por el dextrometorfano que cumple la misma función, sin resultar agresiva.  
  • Mucolíticos y Expectorantes: son indicados para las toses productivas que presentan mucosidad; su función lejos de erradicar la tos, es potenciar la labor bronquial para fluidificar el moco y facilitar su salida. 

 

Los fármacos más recetados para la tos productiva son la guaifenesina y la acetilcisteína que ayudan a eliminar la mucosidad y facilitan la salida de secreciones pulmonares. Claramente, al llegar a una farmacia, debes explicar al especialista, el tipo de tos que padeces, si se acompaña de otros síntomas, y cualquier otro detalle importante, ya que, si eres diabético, hipertenso o estás embarazada, no todos los medicamentos serán apropiados para tu caso.

Una visita médica

Acudir a un médico es algo que no puedes dejar pasar si los síntomas persisten más de dos semanas, especialmente si la tos viene acompañada de dolor, dificulta la respiración o se presenta con sangre o mucosidad amarilla o verde.  

Recuerda que la automedicación no es recomendable, ya que la tos debe ser correctamente atacada, y puede ser un síntoma de otra enfermedad o problema mayor.