Pies hinchados, peso adicional, cambios hormonales, incomodidad para caminar, estos son algunos de los signos más comunes entre las mujeres embarazadas. Si a esto le sumamos la llegada del calor en verano, estas molestias pueden volverse incluso más incómodas. Por ello hemos preparado algunos consejos para ayudar a que tu embarazo durante el verano sea lo más llevadero posible.

Ten en cuenta que la deshidratación es el principal problema durante el embarazo, y esto puede afectar tanto al transporte de nutrientes a las células, como a la adecuada liberación de toxinas. Además, la exposición al sol y el incremento de la temperatura ambiental favorecen la aparición de golpes de calor, que pueden afectar a la salud de la madre.

Como no podemos evitar que el verano llegue, te dejamos algunos trucos para combatir las incomodidades asociadas con las altas temperaturas.

Consejos para que tu embarazo en verano sea más llevadero

  • Hidrátate todo lo que puedas. Si apoyas a tu organismo con el consumo regular de agua y zumos refrescantes en abundancia no sólo aportarás nutrientes, sino que mantendrás a tu cuerpo con la cantidad de líquido necesario para que funcione de manera natural. Recuerda que no debes esperar a tener sed, en ese momento ya estarás presentando deshidratación. ¡Lleva siempre una botella de agua contigo!

  • Lleva una alimentación saludable rica en lácteos desnatados, proteínas de calidad y frutas y verduras frescas. No te olvides de incluir nutrientes que mejoren las defensas y brinden un refuerzo al organismo, ya que serán necesarios para combatir los cambios de temperatura.

  • Evita comidas pesadas. El proceso de digestión contribuye de forma considerable a la hora de prevenir los golpes de calor, así que te recomendamos realizar cinco o seis comidas al día en pequeñas porciones.

  • La ropa adecuada también es importante. Usa prendas con tejidos ligeros y frescos, como el lino o el algodón, que faciliten la transpiración. Evita telas sintéticas que se adhieran al cuerpo y opta por conjuntos cómodos. No hay excusas, existen infinidad de opciones en lo que a ropa de embarazo para el verano se trata.

  • Evita las machas solares en la piel. Acompaña tus atuendos con gorras o sombreros para proteger tu cabeza y usa crema solar. Puedes consultar tus dudas a nuestros expertos en dermoestética.

Además, te recomendamos no salir entre las 11:00 y las 16:00, pues son las horas de más calor y cuando los rayos solares están en su máximo. Si sigues estos sencillos consejos, tu embarazo será totalmente compatible con el calor del verano.