La homeopatía es una clase de medicina alternativa que se ha extendido de forma global. Tiene como objetivo estimular la capacidad natural curativa del propio cuerpo para recuperar su bienestar, vitalidad y salud desde el interior.

Esta práctica médica se originó en Alemania hace 200 años de la mano del Dr. Samuel Hahnemann, quien a través de sus estudios sobre la similitud determinó que las afecciones de salud son reacciones normales del cuerpo que está intentando restablecer su equilibrio.

¿Cómo se utiliza la homeopatía?

A menudo se considera como un método terapéutico y complementario, utiliza muy bajas dosis de sustancias orgánicas, que por lo general son de origen vegetal, animal o mineral, y que pueden ser tanto líquidos como comprimidos.

Dichas sustancias diluidas o potenciadas poseen características similares a las que generan los síntomas de una enfermedad para estimular la respuesta defensiva del organismo y, así, lograr que se cure por sí mismo. Lo que responde a la ideología de: “lo similar cura lo similar”. Mientras más diluida estén las sustancias mayor potencia adquieren.

Como ejemplos de homeopatía se pueden mencionar los complementos homeopáticos para dormir que incorporan extracto herbal de Passiflora, que ayuda a aliviar trastornos del sueño, para brindar tranquilidad y ayudar a conciliar un descanso reparador.

Además, este método alternativo actúa sobre la salud teniendo en cuenta estos factores:
• Los síntomas específicos de una enfermedad en particular que permiten realizar un diagnóstico y son propios de cada afección.
• La reacción particular de cada paciente ante la afección que presenta, ya que la manera en que cada persona se enferma es muy diferente y única.

¿Para qué sirve este método complementario?

La Sociedad Española de Medicina Homeopática ha determinado que esta terapia es efectiva sobre variedad de enfermedades, sin importar la edad del individuo o sus condiciones de salud específicas:

  • Para mejorar el estado de ánimo: la homeopatía frena la ansiedad, sueño, nerviosismo, estrés, depresión y fatiga.
  • Para infecciones repetitivas: otitis, faringitis, amigdalitis e infecciones urinarias recurrentes.
  • Para afecciones generales: refriados, catarros, alergias, tos, problemas digestivos, migrañas, afecciones de la piel y varices.
  • Para dolencias reumáticas: artritis, artrosis, espondilitis, osteoporosis, rigidez muscular y traumatismos.
  • Para condiciones ginecológicas y urológicas: embarazo, sofocos, mareos, náuseas, dolencias menstruales, piedras y próstata.
  • Para atenuar efectos secundarios de enfermedades graves como el cáncer: en tratamientos de radioterapia o quimioterapia que causan quemaduras y afectan el estado de ánimo.

Aunque la homeopatía no está respaldada aún como un método científico curativo, se encuentra avalada por un sinfín de testimonios y efectos positivos en sus miles de aplicaciones. En Farmacia Barrio La Salud tenemos una línea de productos naturales pensados para ti, así que no dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier consulta.