Estamos en una época donde la calidad nutricional ha perdido importancia entre las personas, a causa de la abundante existencia de productos industrializados, precocinados y mega procesados. 

Aquí es donde los superalimentos se proponen como una forma de mantener una óptima nutrición. ¿Los conoces? ¡Te los presentamos!

 

¿Qué son los superalimentos?

Aunque no existe una definición científica para los superalimentos, podemos conceptualizarlos como un grupo de alimentos que poseen una gran calidad nutricional que provee variados beneficios al organismo. 

Lejos de lo que se pudiese pensar, no refieren a alimentos nuevos o inventados por la ciencia. Por el contrario, forman parte de la dieta diaria de muchos países, solo que en algunos lugares todavía no se conocen del todo, porque la alimentación que llevan está más asociada al “facilismo” que las cadenas de comida han sembrado. 

Este grupo alimenticio contempla una amplia variedad de alimentos exóticos y otros más ligeros. Entre ellos, productos desecados o en polvo, semillas, bayas, y muchos más. Por lo general, suelen agregarse a ensaladas, zumos, batidos, y muchos tipos de recetas. 

 

Poseen variados beneficios

Los superalimentos proporcionan ventajas culinarias y nutricionales, regalos que solo la madre naturaleza puede ofrecernos. Si bien no son “milagrosos” como se quiere creer, sí aportan cantidades importantes de antioxidantes, fibra, vitaminas, minerales, grasas saludables, y otros compuestos. Así que mejoran de forma notable la salud en términos generales. 

Por supuesto, sus beneficios varían en función del superalimento. Por ejemplo:

  • La chía y las semillas de cáñamo poseen ácidos omega 3. Así que preservan el sistema inmune al alimentar las células. Además, protegen el corazón de los ataques cardíacos, y previenen las patologías neurológicas degenerativas. 
  • El mineral kale es rico en calcio, por lo que optimiza la salud de los huesos, y previene la degeneración macular. 
  • El cacao además de su delicioso sabor es rico en hierro y combate el estrés oxidativo. 
  • El té matcha, la cúrcuma o las bayas goji poseen efectos antioxidantes y antiinflamatorios, necesarios para preservar el sistema cardiovascular. Además, luchan contra el efecto de los radicales libres sobre los tejidos.

 

Cómo integrarlos a la alimentación diaria

Llevar una dieta equilibrada es fundamental para conseguir una buena nutrición en pro de una óptima salud. Por fortuna, los superalimentos son muy fáciles de emplear e incorporar a la alimentación y rutina del día a día. 

Y es que, además de ser altamente beneficiosos, son muy versátiles. Puedes utilizarlos con fines culinarios, medicinales o estéticos. De modo que su inclusión es mucho más fácil de lo que piensas. 

El aceite de coco, por ejemplo, puedes usarlo con fines estéticos para el cuidado de tu piel y de tu cabello. Pero también con fines culinarios al usarlo como fuente de grasa al por ejemplo preparar un salteado de vegetales.

La quinoa es un buen suplemento del arroz común. Las semillas de chía puedes agregarlas a ensaladas, zumos o batidos; al igual que el alga chlorella. La cúrcuma es una especia que puedes acompañar en tus comidas, y en polvo, en zumos.

Los superalimentos son grandes aliados para tu salud, comienza a integrarlos en tu dieta diaria y da un giro a tu alimentación.